Archivo de la etiqueta: Finanzas

Los mejores negocios para invertir

Invertir siempre es un gran reto, sobre todo porque se trata de nuestro capital. A veces vemos muy lejano o complicado el plan de invertir pero debes saber que no es tan difícil como parece. Comprar el mobiliario necesario y realizar pagos mensuales con tu tarjeta de crédito es una excelente oportunidad para que por fin puedas adquirir el negocio que tanto deseas y sin la necesidad tener una gran suma en tu cuanta, simplemente es administrar tus gastos.

He aquí algunas buenas empresas en las que invertir. Según las previsiones actuales puede ser una excelente idea:

Contabilidad

Con unos gastos generales bajos y unas barreras de entrada al mercado relativamente sencillas, las empresas de contabilidad presentan oportunidades de crecimiento para los inversores en pequeñas empresas.

Tanto si quieres crear tu propia empresa de servicios contables con asesores y contables cualificados y con licencia, como si quiere comprar acciones de una empresa establecida, este dinámico sector está preparado para crecer en los próximos años.

Servicios jurídicos

Independientemente del lugar donde sea que vivas, todo el mundo necesita consultar a un abogado de vez en cuando. Los servicios jurídicos y los pequeños bufetes de abogados boutique suelen tener una demanda elevada, aunque no constante. Los bufetes de abogados, con gastos generales moderados, son oportunidades sólidas para las inversiones de las pequeñas empresas.

Aunque el costo del capital humano (es decir, el pago a los abogados, a los empleados y a los asistentes jurídicos) puede ser elevado, los bufetes de abogados generan, por término medio, altos márgenes de beneficios neto. Los bufetes más rentables de las principales áreas metropolitanas pueden obtener márgenes de hasta el 50%.

Las áreas de servicios jurídicos más rentables son las siguientes:

  • De la propiedad intelectual (es decir, derechos de autor, marcas)
  • De daños personales
  • Penal
  • Laboral
  • Fideicomisos y herencias

Redacción de textos publicitarios

En la economía actual, los redactores publicitarios cualificados ganan más que nunca. Gracias a su capacidad para trabajar a distancia, los redactores publicitarios también tienen altos márgenes de beneficio. Desde la comodidad de sus casas, cafeterías o bibliotecas, los redactores publicitarios producen textos llamativos para sitios web, anuncios, boletines de noticias, publicaciones en blogs y mucho más.

Con bajas barreras de entrada y prácticamente sin gastos generales, la redacción y el desarrollo de páginas web presentan sólidas oportunidades para los pequeños inversores entusiastas. Hay que tener en cuenta que el éxito de una agencia de redacción online depende de su capacidad para escalar, lo que, a su vez, requiere un equipo de escritores con talento que puedan cumplir los plazos y mantenerse al día con la demanda.

Servicios de limpieza

Con un mayor número de hogares con dos ingresos en México, cada vez son menos los propietarios que se quedan en casa para ocuparse de las tareas domésticas. En su lugar, estas responsabilidades recaen sobre los hombros de los trabajadores de los servicios de limpieza que realizan estas tareas rutinarias, a menudo con un buen margen de beneficio.

Los servicios de limpieza son oportunidades de franquicia comunes y baratas. Las franquicias representan oportunidades especialmente atractivas para los inversores porque los franquiciadores ya han elaborado una hoja de ruta para el éxito.

Consultorios médicos y dentales

Si quiere invertir en empresas que tienen casi garantizado que van a generar unos beneficios sólidos y fiables a corto y largo plazo, considera la posibilidad de invertir en consultorios médicos o dentales y clínicas. A medida que la población envejece, la demanda de médicos y otros profesionales de la salud aumentará en los próximos años.

Aunque los gastos de mano de obra de la industria médica son elevados, pueden compensarse con el costo de los servicios médicos.

Servicios móviles de catering y fiestas

El auge de la economía móvil ha creado nuevos puestos de trabajo muy demandados en los últimos años. Siendo la comodidad su principal argumento de venta, las empresas de bebidas y catering móviles pueden prestar servicios en fiestas, bodas y otros lugares con un alto margen de beneficio.

Aunque los costos de puesta en marcha asociados a las bebidas y la comida son elevados, el precio compensa con creces el costo.

Pequeñas empresas que los inversores deben evitar

Saber cómo invertir en un negocio requiere saber también dónde y cuándo no invertir. Como algunas industrias tienen muchas menos probabilidades de generar un beneficio sustancial, hay que mantenerse alejado de invertir en sectores específicos.

Algunas de las peores industrias en las que invertir actualmente son:

  • Extracción de petróleo y gas
  • Fabricación de bebidas
  • Servicios de apoyo a la minería

Con estos sencillos negocios te será más sencillo invertir. A demás de que los costos de inversión no son tal elevador si buscas al proveedor correcto y le dedicas tiempo buscando mobiliario de segunda mano.

Mira como darle un buen uso a tu dinero.

El objetivo de hacer crecer tu dinero

Cada persona tiene una situación financiera única. La mejor manera de invertir el dinero depende de tus preferencias personales y de tus circunstancias financieras actuales y un objetivo futuro. Es importante conocer en detalle tus ingresos y gastos, activos y pasivos, responsabilidades y objetivos a la hora de elaborar un plan de inversión sólido.

He aquí un proceso que puede ayudarte a averiguar cómo invertir tu dinero ahora mismo:

Identifica tus objetivos financieros, tus plazos y tu percepción del riesgo.

  • Decide si quiere adoptar un enfoque de “hazlo tu mismo” o de “gestión por mí”.
  • Elige el tipo de cuenta de inversión que vas a utilizar cuenta de corretaje imponible, cuenta de inversión educativa).
  • Elije qué inversiones se ajustan a tu tolerancia al riesgo (acciones, bonos, fondos de inversión, bienes inmuebles).

Y aquí tienes los detalles sobre cómo poner tu dinero en efectivo a trabajar de la manera correcta, de inmediato.

Da a tu dinero un objetivo

Averiguar cómo invertir el dinero empieza por determinar tus objetivos de inversión, cuándo necesitas o quieres alcanzarlos y tu nivel de comodidad con el riesgo para cada objetivo.

Objetivos a largo plazo: El objetivo universal suele ser la jubilación, pero también puedes tener otros: ¿Deseas el pago inicial de una casa o la matrícula universitaria? ¿Comprar la casa de vacaciones de tus sueños o hacer un viaje de aniversario dentro de 10 años?

Objetivos a corto plazo: Las vacaciones del año que viene, la casa que quieres comprar el año que viene, un fondo de emergencia.

Al fin y al cabo, el objetivo de hacer crecer tu dinero es un buen objetivo en sí mismo.

El dinero para objetivos a corto plazo generalmente no debería invertirse en absoluto. Si necesitas el dinero que estás ahorrando en menos de cinco años, consulta recomendaciones sobre cómo invertir el dinero para objetivos a corto plazo.

Decide cuánta ayuda deseas

Una vez que conozcas tus objetivos, podrás profundizar en los detalles sobre cómo invertir (desde la elección del tipo de cuenta hasta el mejor lugar para abrirla y la elección de los vehículos de inversión). Pero si la vía del bricolaje no te parece adecuada, no te preocupes.

Muchos ahorradores prefieren que alguien invierta su dinero por ellos. Y aunque antes era una propuesta cara, hoy en día es bastante asequible -¡incluso barato! – contratar ayuda profesional gracias a la llegada de los servicios de gestión automatizada de carteras.

Estos asesores en línea utilizan algoritmos informáticos y programas avanzados para construir y gestionar la cartera de inversiones de un cliente, ofreciendo todo tipo de servicios, desde el reequilibrio automático hasta la optimización fiscal, e incluso el acceso a la ayuda humana cuando se necesita.

Elije una cuenta de inversión

Para comprar la mayoría de los tipos de acciones y bonos, necesitarás una cuenta de inversión. Al igual que hay una serie de cuentas bancarias para distintos fines -cuenta corriente, ahorros, mercado monetario, certificados de depósito-, hay un puñado de cuentas de inversión que hay que conocer.

Algunas cuentas ofrecen ventajas fiscales si inviertes con un fin específico, como la jubilación. Ten en cuenta que puedes ser gravado o penalizado si retiras tu dinero antes de tiempo, o por una razón que no se considera cualificada por las normas del plan. Otras cuentas son de uso general y deben utilizarse para objetivos no relacionados con la jubilación: la casa de vacaciones de sus sueños, el barco que la acompañe o la renovación de la casa más adelante.

¿Qué es una cuenta de corretaje?

Una cuenta de corretaje es el tipo de cuenta que se utiliza para comprar y vender valores como acciones, bonos y fondos de inversión. Puede transferir dinero hacia y desde una cuenta de corretaje de forma similar a una cuenta bancaria, pero a diferencia de los bancos, las cuentas de corretaje le dan acceso al mercado de valores y a otras inversiones.

También verá que las cuentas de corretaje se denominan cuentas sujetas a impuestos, porque los ingresos de las inversiones en una cuenta de corretaje se gravan como una ganancia de capital. Esto se compara con las cuentas de jubilación (como las IRA), que tienen un conjunto diferente de normas fiscales y de retirada de fondos, y pueden ser mejores para el ahorro y la inversión para la jubilación.

Abre una cuenta

Ahora que sabes qué tipo de cuenta quieres, tienes que elegir un proveedor de cuentas.

Un corredor online te permitirá autogestionar tu cuenta, comprando y vendiendo una variedad de inversiones, incluyendo acciones, bonos, fondos e instrumentos más complejos. Una cuenta en un corredor de bolsa online es una buena opción para los inversores que quieren una gran selección de opciones de inversión o que prefieren ser prácticos con la gestión de la cuenta.

Los asesores suelen utilizar fondos, por lo que no suelen ser una buena opción si le interesan las acciones o los bonos individuales. Pero pueden ser ideales para los inversores que prefieren no intervenir.

Leer también: Utiliza con prudencia, tu primera tarjeta

¿Te mudas a tu nuevo departamento?

Mudarte a un nuevo departamento es una oportunidad para empezar de cero, adquirir por fin el crédito hipotecario que tanto habías esperado es una excelente noticia que te brinda la oportunidad de decorar tu nueva vivienda como mejor te parezca.

Además es la excusa perfecta para organizarte, actualizar la decoración y crear un hogar que te guste. Por supuesto, hacer que un nuevo apartamento se sienta como un hogar es más fácil de decir que de hacer, especialmente cuando se alquila y se trabaja con las restricciones de un contrato de alquiler. Mira estos consejos fáciles de aplicar:

1. Colgar arte en la pared

Muchos inquilinos evitan colgar fotos y obras de arte por miedo a tener que arreglar agujeros en la pared el día de la mudanza aunque si es tu departamento propio puedes tomar esas decisiones. Sin embargo, el arte en la pared puede marcar la diferencia a la hora de dar a tu espacio una sensación de vida personal (merece la pena pasar unas horas con un cubo de masilla al final de tu contrato de alquiler), especialmente si tu apartamento tiene las paredes en el tono estándar de blanco.

Una solución atemporal y popular es la pared de la galería, una disposición de fotografías, dibujos e impresiones. Por supuesto, antes de crear una pared de galería del suelo al techo, consulta con tu casero para asegurarte de que está de acuerdo con que uses clavos en las paredes (la mayoría te dará el visto bueno). Si no es así, prueba con una opción menos permanente, como el uso de soportes de pared adhesivos.

2. Cambia las lámparas

Una de las mejores maneras de añadir tu propio estilo a un espacio, y algo que muchos pasan por alto, es cambiar las lámparas de todo el apartamento. Sustituye la fea lámpara de encima de la cama por una glamurosa lámpara empotrada o de araña, o cambia las bombillas del tocador sobre el espejo del baño por versiones vintage. Si rentas, cuando te mudes, sólo tienes que volver a colocar las viejas lámparas y llevarte las tuyas.

3. Cubre los suelos en mal estado

Los pisos de alquiler o usados son conocidos por su antigüedad. Si te has mudado a un lugar con suelos en mal estado, sólo hay una forma de deshacerse de ellos: cubrirlos. Colocar una alfombra grande que cubra una buena parte del suelo es una solución barata pero eficaz para ocultar una monstruosidad de suelo.

4. Prueba el papel pintado extraíble

Puede que no te permitan pintar las paredes de tu departamento, pero eso no significa que te quedes con ese salón rojo. Cada vez son más las marcas de papel pintado y pintura que ofrecen versiones temporales de sus mejores estampados, que son fáciles de colocar y no dañan las superficies pintadas cuando se retiran (es decir, son un sueño para los inquilinos). Prueba a utilizar un estampado atrevido para crear una pared de acento en un dormitorio o salón, o incluso a utilizar un estampado que te guste para dar un lavado de cara no permanente a viejos electrodomésticos o armarios.

5. Crea un lugar que te guste

Dado que hay ciertas cosas con las que tienes que vivir cuando te mudas un departamento (sí, estás atascado con esa cabina de ducha rosa), los muebles y la decoración se vuelven aún más importantes para crear un espacio al que no puedes esperar a llegar a casa. Busca muebles de segunda mano o crea tus propios muebles para que sea un espacio cómodo para ti.

Con estos cinco consejos te sentirás mucho más cómodo en tu nuevo departamento, además de que son sencillos pasos que no te harán gastar mucho dinero, podrás ahorrar para seguirlo amueblando y decorando tu nuevo hogar a tu gusto.

Pasos para construir una casa

Construir una casa nueva empieza mucho antes de que la construcción arranque, tienes que estar consciente que es un proceso largo pero que puedes disfrutar paso a paso porque todo va a estar hecho a tu gusto y elección. Estos pasos, te ayudarán a tener un poco más claro por donde empezar:

Planifica tu presupuesto

Empieza a considerar el presupuesto desde el mismo momento en que empiezas a pensar en construir tu casa. Desarrolle una idea realista de cuánto puedes permitirte gastar y cuánto te costará construir una nueva casa. La fase de elaboración del presupuesto consiste realmente en equilibrar tus deseos con una evaluación realista de lo que puedes permitirte.

Lo más probable es que necesites contratar un crédito hipotecario para la construcción. No es demasiado pronto para averiguar por qué tamaño de préstamo puedes optar, en función de tus ingresos y otras obligaciones financieras.

Consejos para elaborar un presupuesto

Ten cuidado con los bancos que quieren prestarte más dinero del que puedes permitirte. No hay ninguna razón para construir una casa que cueste el importe máximo del préstamo que apruebe el banco. De hecho, es una muy buena idea quedarte muy por debajo de esa cantidad.

Prevé los sobrecostos. Prácticamente todas las construcciones acaban costando más de lo previsto inicialmente. Esto suele ocurrir porque los costos de materiales de construcción cambian o por los cambios que tu solicites durante la fase de diseño y construcción. Asegúrate de incluir un margen en tu presupuesto para que los inevitables sobrecostos no hagan saltar tu cuenta.

Elige tu terreno

Si aún no has comprado un terreno para construir tu nueva casa, habla con los agentes inmobiliarios para obtener una estimación aproximada de los costos del terreno en las zonas que estás considerando. Aunque los costos del terreno varían mucho en función de los costos locales del mismo, en general, debes prever que alrededor del 50% del costo de tu nueva casa se destine a la compra del terreno.

Tanto si construyes tu casa en una urbanización como en un lugar con amplias vistas al mar, casi siempre tendrás que elegir el terreno antes de seleccionar los planos u otros detalles. Tu (y los profesionales que contrates) tendrán que investigar factores como el estado del suelo, el drenaje, la zonificación y los códigos de construcción de la región. Los costos serán más elevados si el diseño de la casa debe adaptarse al terreno. Si la casa se puede construir en el terreno utilizando planos de fábrica, esto ayudará a tu presupuesto.

Elegir un plano de la casa

Muchas casas nuevas se construyen a partir de los planos de un catálogo impreso o de una fuente online. Encontrar el plano adecuado puede llevar algún tiempo. Un punto de partida puede ser la elección de tu estilo de casa favorito. Obtén ideas de los numerosos catálogos disponibles y si es necesario, pide a un constructor o a otro profesional de la construcción (un arquitecto o diseñador) que te ayude a elegir el mejor plano para tus necesidades. Un diseñador de casas también puede realizar pequeñas modificaciones en los planos de serie en cuanto al tamaño de las habitaciones, los estilos de las ventanas u otros detalles. Algunos constructores pueden hacer ligeras modificaciones en los planos de las casas de serie.

Una vez que se ha seleccionado un presupuesto de trabajo, un sitio de construcción y el diseño de la casa, ahora puedes comenzar a reunir el equipo de expertos para diseñar y construir tu casa. Los jugadores clave pueden incluir un constructor, una excavadora, un topógrafo y un diseñador de casas o un arquitecto, si es necesario. En la mayoría de los casos, los propietarios empiezan por seleccionar al constructor (contratista general). A continuación, ese profesional selecciona a los demás miembros del equipo. Sin embargo, también puedes optar por contratar primero a un arquitecto o diseñador.

Negociar un contrato

Asegúrate de obtener contratos escritos y firmados por cada profesional de la construcción que participe en la construcción de tu casa. Como mínimo, esto significa un contrato con el contratista o constructor general, así como con el diseñador o arquitecto de la casa, si forman parte del proceso.

¿Qué incluye un contrato de construcción? Un contrato para la construcción de una casa nueva describirá el proyecto en detalle e incluirá una lista de todas las partes que se incluirán en la casa: las “especificaciones”. Si no hay especificaciones detalladas, lo más probable es que la casa se construya con materiales “de calidad de constructor”, que pueden ser más baratos. Asegúrate de que las especificaciones formen parte de la negociación antes de redactar el contrato, y luego asegúrate de que todo esté claramente enumerado. Recuerda que puedes modificar el contrato más adelante si tú o contratista realizan algún cambio en el proyecto.

El resultado final

El tiempo dedicado a completar los pasos preliminares a la construcción de una nueva casa puede ser un período emocionante o estresante, también es el momento de evaluar si la nueva construcción es la opción correcta. El proceso es un trabajo duro y supone una responsabilidad en tu vida y en la de los que te rodean. Puede que te resulte menos estresante comprar una casa ya existente, ya sea una casa preexistente o una casa de nueva construcción que se haya construido “a medida”. Aprovecha el tiempo de sobre para ver la decoración de los interiores y considera que es una experiencia única y fascinante.

Sigue cuidadosamente los cinco pasos clave de la preparación y te garantizará que tu proyecto produzca el hogar que tu y tu familia merecen.

Errores más comunes al usar tarjetas

Las tarjetas de crédito son complicadas, y es común cometer errores al usarlas. La clave es aprender rápido de esos errores.

Con eso en mente, hemos compilado una lista de los errores más comunes de las tarjetas de crédito para ayudarte a aprender de los pasos en falso de otros.

Así que lee y encuentra tu camino hacia una base financiera más sólida.

Recuerda que primero es necesario solicitar tarjeta de crédito que cumpla con todas tus necesidades y que además te de una tranquilidad financiera todo el tiempo.

Errores más comunes en la elección de tu tarjeta

No tener una tarjeta de crédito:

Las tarjetas de crédito pueden acarrear problemas cuando se utilizan de forma incorrecta, incluyendo el daño a la puntuación de crédito y una deuda insostenible, pero eso no es razón para evitarlas por completo.

Las tarjetas de crédito son, con mucho, la herramienta de creación de crédito más accesible y eficaz disponible para los consumidores…

Ya que no tiene que incurrir en ninguna deuda ni realizar ninguna compra para añadir información positiva a tus principales informes de crédito.

Por ello, si no estás seguro de tu capacidad para gastar de forma responsable, guarda tu tarjeta en una caja fuerte o incluso córtela.

Abrir una tarjeta de crédito innecesariamente:

Cada vez que abres una tarjeta de crédito, tu puntuación crediticia recibe un ligero golpe, cuyos efectos duran unos seis meses.

Esto no debe disuadirte de abrir una tarjeta si la necesitas; simplemente no debes excederte, sobre todo poco antes de necesitar una puntuación de crédito pulida.

Abrir una tarjeta de crédito cuando se necesita una buena puntuación de crédito:

Dado que la apertura de una tarjeta de crédito perjudica ligeramente la puntuación de crédito.

Deberías evitar hacerlo en los seis meses siguientes a la solicitud de un préstamo o la compra de un coche.

Obtener el tipo de tarjeta de crédito equivocada:

Aunque mucha gente se distrae con las recompensas, las tarjetas de recompensas no son adecuadas para todo el mundo.

Si tienes una deuda de tarjeta de crédito, obtén una tarjeta de crédito de transferencia de saldo.  Si estás planeando una compra importante, busca una tarjeta que ofrezca un 0% en nuevas compras.

Si tienes un crédito limitado o malo, consigue una tarjeta de crédito de mejora.  Sólo si tienes un crédito superior a la media y pagas la totalidad de tu factura cada mes deberías preocuparte realmente por las recompensas.

Abrir la tarjeta de recompensas equivocada:

Sólo deberías obtener una tarjeta de crédito de recompensas para viajes si vuelas al menos 30.000 kilómetros cada año o pasas al menos 20 noches en hoteles.

Esto garantiza que podrás acumular recompensas de manera eficiente, así como canjearlas con la suficiente frecuencia para evitar la devaluación de las recompensas.

Si no puedes cumplir con uno de esos puntos de referencia, obtén una tarjeta de crédito de devolución de efectivo con la estructura de recompensas que mejor se adapte a tus hábitos de gasto.

Utilizar una tarjeta de crédito sin límite de gasto:

Mucha gente piensa que NPSL significa que una tarjeta no tiene límite.

Sin embargo, lo que realmente significa es que el límite de gasto de una tarjeta se determina mes a mes y que el emisor no te informará ni a las principales agencias de crédito de cuál es exactamente en ningún momento,.

Creando así la posibilidad de que tu tarjeta sea rechazada inesperadamente y de que tu puntuación de crédito caiga debido a una utilización de crédito engañosamente alta.

¿los universitarios no pueden usar tarjetas de crédito?

La Ley ha confundido a mucha gente haciéndole creer que la mayoría de los consumidores en edad universitaria no pueden utilizar tarjetas de crédito.

Creen que la ley exige tener al menos 21 años.  Sin embargo, no es así, ya que sólo hay que tener 18 años para obtener una tarjeta de crédito propia y la Ley se limitó a imponer a los jóvenes solicitantes las mismas restricciones que a todos los demás:

  • hay que tener suficientes ingresos independientes para cubrir el pago mínimo mensual de una tarjeta.

Esto también es una buena noticia, ya que es importante que los estudiantes universitarios establezcan un crédito a su nombre para poder ahorrar en préstamos y primas de seguro después de la graduación.

Así como para poder alquilar un apartamento o arrendar un coche y no enfrentarse a restricciones innecesarias en cuanto a los tipos de trabajos a los que pueden optar.

También te puede interesar: Consejos para pagar con tarjetas

Consejos para pagar con tarjetas

Solicitar una tarjeta de crédito es una gran idea porque te ayuda para pagar gastos y a vivir de forma despreocupada siempre. Sin embargo, hay algunos consejos que tienes que considerar al tener una tarjeta para no caer en el error de endeudarte de un momento a otro.

Que pagar a tiempo sea una prioridad

La forma en que pagas tus facturas representa la mayor parte de tu puntuación. Acumular pagos atrasados o no realizados no te hará ningún favor. Para no retrasarse, tómate el tiempo de sentarte y elaborar un presupuesto, lo que facilitará la planificación de los vencimientos de tus facturas.

Tu presupuesto debe incluir todos tus gastos y cualquier ingreso que tengas, ya sea de un trabajo o de la ayuda económica de tus padres. Anota las fechas de vencimiento en un calendario para saber exactamente cuándo hay que pagar.

Mantén tus saldos bajo control

Lo ideal es que cargues sólo lo que puedas pagar por completo cada mes. De este modo, no tendrás que desembolsar nada extra en concepto de intereses. Si tienes un saldo de mes en mes, lo mejor es mantenerlo lo más bajo posible. El pago mínimo se calcula como un porcentaje del saldo total, por lo que, si debes mucho, es posible que te resulte difícil para mantenerte al día cada mes.

Calcula el costo

La mayor trampa en la que caen muchos estudiantes en lo que respecta a las tarjetas de crédito es no darse cuenta de cómo se acumulan los intereses, especialmente cuando sólo pagan el mínimo cada mes (lo que nunca es una buena idea). Por ejemplo, supongamos que debes 1.000 pesos en una tarjeta con un interés del 18%. Si pagas el mínimo de 250 pesos al mes, tardarás algunos años en pagarla y te costará muchos intereses. Comprar artículos que no puedes pagar en poco tiempo de repente se vuelve mucho menos atractivo cuando haces las cuentas.

Reduce las comisiones

Las compañías de tarjetas de crédito cobran una serie de comisiones que pueden inflar rápidamente tu saldo si no estás al tanto de tus extractos y fechas de vencimiento. Pagar la factura a tiempo y mantener un saldo bajo puede ayudarte a evitar las comisiones por retraso o por exceder el límite. Los estudiantes también deben buscar tarjetas que no cobren una cuota anual para mantener sus costos lo más bajos posible.

Revisa tus estados de cuenta

Si no miras con atención el extracto de tu tarjeta de crédito cada mes, te estás exponiendo a grandes problemas. La compañía de tu tarjeta de crédito podría aumentar tu tasa de interés o alguien podría estar usando tu tarjeta para hacer cargos fraudulentos, pero tú no lo sabrás a menos que revises tu estado de cuenta con un peine de dientes finos.

Elige bien las compras

Cuando eres un estudiante universitario arruinado, es tentador usar tu tarjeta de crédito para todos y cada uno de los gastos, pero tienes que ser selectivo con lo que cargas. Mantener las luces encendidas en tu apartamento o comprar esos molestos pero necesarios libros de texto son bastante razonables, pero no deberías depender del plástico para pagar todas esas carreras nocturnas de pizza. La pasta en una olla es mucho más barata.

Revisa las suscripciones y membresías

Las tarjetas de crédito pueden facilitarte la vida. Puedes cargar tu revista favorita a una tarjeta o suscribirte a un gimnasio y no tener que preocuparte de cuándo tienes que pagar la cuota. La empresa de la tarjeta de crédito y la editorial o el gimnasio se encargan de la transacción por ti. Pero cuando tengas veintitantos años, tus preferencias van a cambiar. Créenos en esto. Es mejor que pagues de otra manera y no acabes con cuotas recurrentes de las que te olvidas y te cuesta deshacerte.

Lleva dinero en efectivo

Puede llevar un tiempo acostumbrarse a tener una tarjeta de crédito. Suprime la tentación de gastar más de lo que puedes pagar razonablemente para cuando llegue el siguiente extracto. Utiliza una combinación de efectivo y crédito mientras te familiarizas con esta nueva forma de pagar los artículos.

En definitiva, esperamos que estos consejos te ayuden a utilizar y pagar de mejor manera con tus tarjetas de crédito.

Millennials y su tarjeta de crédito

Los bancos están apuntando a ciertas tarjetas de crédito con límites más bajos para ayudar a los millennials universitarios.

Los términos de estas tarjetas evolucionan a medida que los consumidores envejecen y aumentan sus ingresos y solvencia.

Millennials y el uso de las tarjetas

Aun se ve que los adultos jóvenes, golpeados financieramente sin precedentes de deuda estudiantil, siguen siendo ambivalentes sobre las tarjetas de crédito.

Si bien los millennials son el grupo de edad menos propenso a poseer tarjetas, también sentían más firmemente que su primera tarjeta debería llegar temprano en la vida.

Casi seis de cada 10 (58 por ciento) encuestados de entre 18 y 29 años dicen que la primera tarjeta de crédito debería llegar a los 20 años. Sólo el 23 por ciento de los encuestados mayores de 50 años dijo que las tarjetas deberían adquirirse tan pronto.

Entre todos los grupos de edad, una gran mayoría (82 por ciento) dice que a los 30 años deberían tener su primera tarjeta de crédito.

Pero hubo algunos obstáculos: el 7 por ciento dijo que esperaría hasta los 30 años, el 2 por ciento dijo que aguantaría hasta los 40.

El tres por ciento dijo que la gente nunca debería obtener tarjetas de crédito.

La alternativa de cofirmar

Los prestatarios jóvenes que no tienen tarjetas de credito podrían obtener un cofirmante, pero eso tiene sus propios peligros, dicen los expertos. “Hay que pensar en el peor de los casos”, dice Braulio Muñoz, portavoz de la Fundación Nacional de Asesoramiento Crediticio.

Si la persona menor de 21 años no puede hacer los pagos de facturas, “¿Con qué rapidez podría intervenir y administrar el pago de esa deuda?” Los cofirmantes son legalmente responsables de pagar las deudas si el prestatario no lo hace.

Como todos los consumidores, los jóvenes que obtienen su primera tarjeta deben asegurarse de comprender los términos del acuerdo y de usar la tarjeta con prudencia, de preferencia pagando el saldo en su totalidad cada mes.

Una buena manera de hacerlo es registrándote para obtener tu primera tarjeta de crédito a los 18 años, pero siempre conociendo sus fianzas.

8 pasos para realizar compras en el Hot Sale

Las compras en Hot Sale tienen muchos beneficios, el más evidente es que puedes evitar el desplazamiento hasta las tiendas departamentales.

Sin embargo, hay que prestar atención a la hora de realizar las compras online.

Muchas veces se han presentado casos de fraudes a partir de facilitar datos personales en la compra de los productos.

Por lo que, te aconsejamos sigas los siguientes pasos.

8 pasos para comprar en el Hot Sale

Qué vas a comprar

Primero, tienes que pensar que vas a comprar y asegurarte de que realmente es lo que deseas y necesitas.

Checa todas las características del producto o servicio en distintas tiendas y revisa los comentarios que han publicado otros usuarios.

Esto es con el objetivo de conocer la experiencia que han tenido con el producto y así puedas encontrar la mejor opción.

Tiendas participantes

En seguida, al tener seleccionada la compra, investiga si esa tienda se encuentra entre las tiendas participantes durante la venta del Hot Sale y los descuentos del Buen Fin.

En tercer lugar, revisa que la página tenga algún tipo de contacto,por si surge un inconveniente con él envió.

Tengas una manera de ponerte en comunicación con las personas indicadas de la tienda.

En cuarto lugar, checa las opiniones de los usuarios que han visitado el sitio web.

Con el fin de estar seguro de que es un lugar confiable y con buena reputación.

Procesos de compra

En quinto lugar, debes conocer el proceso de compra que maneja la tienda donde obtendrás tus productos.

Por si en determinado momento ocurre un inconveniente con el pedido.

En sexto lugar, indaga si la tienda te permite revisar el seguimiento de tu pedido.

Ya que, es importante para monitorear el estado en el que se encuentra tu compra.

Seguridad personal y financiera

En séptimo lugar, tienes que tener en cuenta la seguridad de tu información personal y financiera.

Debido a que algunas veces se presentan robos de identidad.

En último lugar, en el Hot Sale se pueden realizar pagos de distintas maneras, es decir, desde tarjeta de crédito, débito y PayPal, entre otras.

Finalmente, en la venta del Hot Sale es importante que centres tu atención en que es lo que buscas.

Lleva a cabo los pasos anteriores para evitar malas experiencias durante la compra.