¿Te mudas a tu nuevo departamento?

Mudarte a un nuevo departamento es una oportunidad para empezar de cero, adquirir por fin el crédito hipotecario que tanto habías esperado es una excelente noticia que te brinda la oportunidad de decorar tu nueva vivienda como mejor te parezca.

Además es la excusa perfecta para organizarte, actualizar la decoración y crear un hogar que te guste. Por supuesto, hacer que un nuevo apartamento se sienta como un hogar es más fácil de decir que de hacer, especialmente cuando se alquila y se trabaja con las restricciones de un contrato de alquiler. Mira estos consejos fáciles de aplicar:

1. Colgar arte en la pared

Muchos inquilinos evitan colgar fotos y obras de arte por miedo a tener que arreglar agujeros en la pared el día de la mudanza aunque si es tu departamento propio puedes tomar esas decisiones. Sin embargo, el arte en la pared puede marcar la diferencia a la hora de dar a tu espacio una sensación de vida personal (merece la pena pasar unas horas con un cubo de masilla al final de tu contrato de alquiler), especialmente si tu apartamento tiene las paredes en el tono estándar de blanco.

Una solución atemporal y popular es la pared de la galería, una disposición de fotografías, dibujos e impresiones. Por supuesto, antes de crear una pared de galería del suelo al techo, consulta con tu casero para asegurarte de que está de acuerdo con que uses clavos en las paredes (la mayoría te dará el visto bueno). Si no es así, prueba con una opción menos permanente, como el uso de soportes de pared adhesivos.

2. Cambia las lámparas

Una de las mejores maneras de añadir tu propio estilo a un espacio, y algo que muchos pasan por alto, es cambiar las lámparas de todo el apartamento. Sustituye la fea lámpara de encima de la cama por una glamurosa lámpara empotrada o de araña, o cambia las bombillas del tocador sobre el espejo del baño por versiones vintage. Si rentas, cuando te mudes, sólo tienes que volver a colocar las viejas lámparas y llevarte las tuyas.

3. Cubre los suelos en mal estado

Los pisos de alquiler o usados son conocidos por su antigüedad. Si te has mudado a un lugar con suelos en mal estado, sólo hay una forma de deshacerse de ellos: cubrirlos. Colocar una alfombra grande que cubra una buena parte del suelo es una solución barata pero eficaz para ocultar una monstruosidad de suelo.

4. Prueba el papel pintado extraíble

Puede que no te permitan pintar las paredes de tu departamento, pero eso no significa que te quedes con ese salón rojo. Cada vez son más las marcas de papel pintado y pintura que ofrecen versiones temporales de sus mejores estampados, que son fáciles de colocar y no dañan las superficies pintadas cuando se retiran (es decir, son un sueño para los inquilinos). Prueba a utilizar un estampado atrevido para crear una pared de acento en un dormitorio o salón, o incluso a utilizar un estampado que te guste para dar un lavado de cara no permanente a viejos electrodomésticos o armarios.

5. Crea un lugar que te guste

Dado que hay ciertas cosas con las que tienes que vivir cuando te mudas un departamento (sí, estás atascado con esa cabina de ducha rosa), los muebles y la decoración se vuelven aún más importantes para crear un espacio al que no puedes esperar a llegar a casa. Busca muebles de segunda mano o crea tus propios muebles para que sea un espacio cómodo para ti.

Con estos cinco consejos te sentirás mucho más cómodo en tu nuevo departamento, además de que son sencillos pasos que no te harán gastar mucho dinero, podrás ahorrar para seguirlo amueblando y decorando tu nuevo hogar a tu gusto.